The Ultimate Warrior

Leo, como quien no quiere la cosa -que es como se lee todo hoy en día: en el monolito- que, The Ultimate Warrior, un luchador de wrestling, un espectáculo que para mía es extraterrestre, dijo poco antes de morir:

«El corazón, un día, golpe a golpe, llega a su fin. Los pulmones suspiran por última vez. Y, si lo que el hombre hizo en su vida hace que el pulso de los demás se paralice, entonces su esencia y su espíritu serán inmortalizados por eso contadores de historias, por la lealtad, por la memoria de los que le honran…».

Parece ser que los luchadores suelen ponerse hasta las cejas de esteroides, analgésicos, testosterona, nandrolona y también drogas clasificadas como estupefacientes Tipo I. Por eso suelen morir en circunstancias variopintas, aunque, lo más habitual es que se les reviente la percusión.

Algunos nobres de luchadores: Poli Loco, Umaga, Dino Bravo, Yokozuna y Hulk Hogan. Este último tienen un nombre inspirador para los cuentacuentos. Por ejemplo:

El puño de Hulk Hogan se llamaba ‘la última vez’. En cada golpe… En cada golpe, mataba y ganaba. El aliento del muerto inspiraba solsticios y torneos que, en la bruma del ring, le recordaban al hulk que su aliento hedía a droga, ambición dinero y fama.

CompartirTw.Fb.Pin.
...
Volver

Tu carrito

0

No hay productos en el carrito.

Total
0.00
Finalizar compra
Vacío

Este sitio es único por lo que requiere un navegador más moderno para poder trabajar.

¡Actualízate!