Al principio, todos los libros estaban hechos a mano en el atelier. Suena artesanal (lo es), rudimentario (psé) e inocente (no lo es, no es baladí poder hacer un libro, una forma autónoma). Los libros que cosíamos en el atelier eran siempre breves y poéticos. La brevedad era un asunto estético, porque, al principio, la editorial estaba dedicada al relato, pero también técnico, por estar hechos a mano. El proceso consiste en impresión, cosido, corte, portada, corte, encuadernación, prensa. Todos los ejemplares están sellados y numerados.
Los libros del atelier
7.00
7.00
7.00
7.00
7.00
7.00
7.00
7.00