«O sea, se apaga el fuego, se apaga la tele».

Fabuloso y cotidiano
Diversos son los universos, fantasmales si se quiere, que explora Veíamos arder y no era el fuego, este curioso libro de libros: los universos laborales, los urbanos, los familiares y aquellos más luminosos, si cabe, los de la infancia. Escritos recientemente por el autor tinerfeño Antonio Martín Sosa (1972), en estos relatos muchos de los personajes conducen un Seat 850 o comentan algún capítulo de Verano Azul pero, más allá del tiempo que les toque vivir, comparten el destino de no saber comenzar nada en sus vidas, y si logran iniciar algo se olvidan de los puntos finales, por lo tanto, algunos cuentos carecen de principio o final...
—Colección Moderna—Formato: 10,5 x 20 cm—ISBN: 978-84-125815-0-8—Nº de págs: 108—Precio: 15 €